Acciones Urgentes

Buscar

Bienvenidxs a la Asociación de Solidaridad con Colombia Katio. Contacto: infokatio@asokatio.org

DIARIO DE VIAJE DE DOS ACOMPAÑANTES ESPAÑOLAS A

LAS COMUNIDADES CAMPESINAS COLOMBIANAS

EN FEBRERO-MARZO DE 2016


Del 13 de febrero al 12 de marzo de 2016, las recién incorporadas a ASOC-Katío, Graciela y Marina, han realizado un viaje a Colombia, bajo la tutela de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y acompañadas en parte de su viaje por Pilar y Andrés. Han tenido la oportunidad de visitar varias comunidades campesinas, asistir al Acto de Memoria de las mujeres de Clamores, participar en la caminata a Cerro Mocho, lugar de emplazamiento de un destacamento militar conjunto colombiano-panameño, etc.

Los detalles de su viaje los han reflejado en el diario que adjuntamos.

VIAJE A COLOMBIA  FEBRERO - MARZO 2016

VIAJE A COLOMBIA  FEBRERO - MARZO 2016

Sábado 13/02/2016. Llegada a Bogotá

Salida de Madrid a las 12:00h con Iberia desde la T4-S. Diez horas de vuelo. Llegada a Bogotá a las 16:00h (hora local), 22:00h en España (hay seis horas de diferencia). Pasamos por el control de pasaportes donde nos hacen un pequeño interrogatorio, cuál es nuestra profesión, nuestro motivo del viaje y la dirección del alojamiento en Colombia. Luego nos recoge Gema y nos metemos en un coche blindado con un escolta que nos lleva hasta la residencia de las monjas donde nos alojaremos durante nuestra estancia en Bogotá, antes de salir para las comunidades. Tras una pequeña confusión con la dirección llegamos a la casa sobre las 18:30h. Dejamos las maletas en las habitaciones, nos lavamos un poco y bajamos a cenar porque la cena se sirve entre las 19:00h y las 19:30h.. Después nos subimos a dormir porque estamos muy cansadas del viaje. Son las 20:00h en Bogotá, las 2:00h en Madrid. Lugar silencioso y sencillo.

Domingo 14/02/2016. San Valentín y visita turística por Bogotá.

Lunes 15/02/2016. Día de Camilo Torres Restrepo.

Salimos a las 9:30h en taxi para la Universidad Nacional de Colombia donde se ha celebrado, en la capilla, un acto y una misa ecuménica en conmemoración del cincuentenario de la muerte de Camilo Torres Restrepo, sacerdote que luchó por la justicia social y los derechos en Colombia y que en los últimos días de su vida se fue a combatir con la guerrilla (ELN) donde murió en combate en febrero de 1966. Después de la misa hemos ido a comer a un restaurante de comida casera que quedaba cerca de la universidad y nos han presentado a un montón de gente. El menú costaba 8.500 pesos, lo equivalente a unos 2.50€.Después de la comida hemos ido a la sede de Justicia y Paz, en donde hemos estado unas cuantas horas y por donde han pasado una docena de personas. Al final nos han dicho que mañana pagaremos los billetes y los gastos de manutención para salir el miércoles hacia las comunidades de la cuenca de Curbaradó. A las 19:00h había una obra de teatro en la Universidad sobre Camilo Torres y un reportaje en televisión que no hemos conseguido ver porque no hemos encontrado el canal. Durante toda la semana se van a celebrar actos conmemorativos de Camilo por toda la ciudad, con motivo del aniversario.

Martes 16/02/2016. Preparación del viaje y visita a museos.

Hemos salido a las 7:30h para la sede de Justicia y Paz. El taxista se ha confundido y nos ha dejado en una dirección equivocada y hemos dado unas cuantas vueltas por el barrio hasta llegar a nuestro destino. Nos han preparado los billetes de avión y mañana a las 6:00h volamos a Apartadó (Antioquia) y de ahí vamos para las comunidades de la cuenca del Curbaradó (Chocó). Hemos ido a comprar una tienda de campaña y dos esterillas porque Abilio nos ha dicho que las vamos a necesitar seguramente para dormir. Luego nos hemos ido al Museo del Oro y después al Museo Nacional, que estaban prácticamente pegados. Hemos vuelto andando por la séptima hasta la residencia. El día ha sido soleado y la temperatura muy suave.

Miércoles 17/02/2016. Llegada a Camelias.

Salimos a las 4:00h hacia el aeropuerto. El taxi nos ha costado 20.000 pesos. El vuelo a Apartadó despega puntual, a las 6:00h y llegamos a las 7:00h a nuestro destino. Mandamos un whatsapp a Pilar y Andrés de que todo ha ido bien y poco después vienen a recogernos. Mientras esperábamos un policía nos pregunta si alguien nos va a venir a buscar y nos avisa de la gran cantidad de zancudos que hay por la zona para que nos demos bastante repelente. De camino paramos a comprar en un supermercado la comida para estos días y en Brisas compramos el agua y un poco de carne. En el trayecto no hablamos casi, nos paran dos veces la policía y el ejército para pedir papeles y preguntar, la carretera está en obras. Vemos grandes fincas con ganado, bananeras, y en una zona hay muchos chambaos de palos de madera y plástico, que la mayoría están vacíos pero hay algunos habitados. Llegamos a la zona humanitaria de “Camelias es tesoro”. El viaje ha durado unas dos horas. Nos instalamos en la casa de acompañantes y poco después Alejandro y Estefany (miembros del equipo de Justicia y Paz) nos explican un poco sobre la zona en que estamos y nos meten en el contexto en que se encuentra. Nos han enseñado un mapa para mostrarnos todas las comunidades y zonas a las que acompaña el equipo de Bajo Atrato en el Chocó. Un rato después ha venido Jesús, un hombre de la comunidad y nos ha contado su testimonio: él fue resistente, no se marchó de la zona, anduvo por la montaña y ahora vive en Camelias solo, ya que los paramilitares y los militares mataron a toda su familia cuando se produjo el desplazamiento.

Luego hemos preparado comida y después del almuerzo, en la sobremesa, ha venido Manuel Denis, el líder de otra de las comunidades a las que acompaña Justicia y Paz que nos ha contado toda su historia con todo tipo de detalles, fechas, horas... Este hombre tiene un discurso maravilloso y una memoria privilegiada. Tiene madera de líder. Ha venido hoy a Camelias porque mañana hay una reunión importante de las comunidades de Curbaradó y Jiguamiandó que se celebra aquí.  Más tarde han venido unas niñas y han estado pintando y haciendo sumas y multiplicaciones con nosotras. Hemos ido a visitar la tienda que tienen dentro de la comunidad, llevada por las mujeres, que se llama Clamores, y ya, de paso, hemos ido a coger agua al pozo para fregar lo de la comida. Esta noche nos han invitado a cenar a una de las casas. Cenamos con Orquídea, una de las lideresas de la comunidad, y su familia. Nos han preparado arroz con carne. Después nos retiramos a la casa porque estamos muy cansadas. Yo duermo en una cama con mosquitera y Marina en el suelo con la tienda. Por la noche no ha hecho mucho calor y tampoco nos han picado los mosquitos.

Jueves 18/02/2016. Acompañamiento a Río Sucio.

Hemos desayunado leche en polvo con cereales y una fruta llamada granadilla. Hemos acompañado al equipo de Justicia y Paz a Río Sucio, una población que está a la orilla del río Atrato. Tenían una reunión en el colegio de los claretianos  relacionada con las convalidaciones de los estudios de los chavales, de cara a matricular a los nuevos estudiantes que se han apuntado este año. Hemos comido con el escolta mientras esperábamos, esta vez pescado acompañado de arroz y plátano (10.000 pesos). El pescado es más caro. El restaurante lo llevan mujeres que tiene una asociación contra el maltrato a las mujeres y en las paredes tiene colgados carteles de denuncia de violaciones a niñas y explotación sexual de mujeres. El escolta nos cuenta que se quiere venir a España y casarse con una española. Le pide el Facebook y el teléfono a Marina. Nos cuenta que es ex - policía, nos enseña vídeos en el móvil de prácticas de tiro. Empezamos a sentirnos incomodas y yo intento zanjar la conversación. Volvemos hacia el colegio para buscar a Alejandro y Estefany. La mayoría de la gente que vive en Río Sucio es de piel negra. Tienen una cantidad inmensa de cultivos de plátano por los alrededores y al otro lado del río, también mucha madera y fincas de pasto para ganado. Caminos llenos de baches. Unas tres horas de trayecto entre la ida y la vuelta. Mucho calor y mucho sol. Al volver a la comunidad hemos ido al pozo a coger agua y nos hemos dado una ducha fresquita. Por la noche corre el aire y es más fresco (está brisando, dicen aquí). Después de cenar nos quedamos en la casa porque estábamos cansadas. Cuando estábamos sentadas tomando el fresco vinieron Naidú y Enuar a charlar un rato con nosotras. Son nuestros vecinos. Enuar nos estuvo contando su historia, cómo vivió el desplazamiento y el retorno. Habló durante largo rato sobre todo este proceso. Luego nos despedimos y nos fuimos a la cama. Corría el aire y hacía más fresco que el día anterior.

Viernes 19/02/2016. Visita a la zona de biodiversidad de Uriel.

Me he levantado a las 6:30h. La gente se levanta al amanecer y empieza con sus tareas. Hoy han puesto música desde primera hora. Los niños y las niñas entran en el colegio a las 7:30h. Hace mucho calor. Hemos desayunado fruta, café, leche y cereales. Ellos se han levantado más tarde porque ayer estuvieron en casa de la familia hasta entrada la noche. Estaban los cinco. Han hecho la colada y la han tendido. Tienden con perchas. Nosotras hemos estado leyendo hasta que han venido a desayunar. Nos han dicho que no conseguían contactar con la otra comunidad para ir a visitarles, así que iríamos a una zona de biodiversidad que quedaba muy cerca de Camelias. Aquí todo es más lento. Hemos salido a mediodía con Ramiro, uno de los chicos de la comunidad que, al parecer, es el coordinador de los jóvenes. Es del Barça y lleva la equipación puesta. Primero hemos pasado por la zona donde hacen las actividades agro con los niños de la comunidad y después, andando unos 10 minutos, hemos llegado a la finca de Uriel en la que vive con su esposa Rosa y sus cinco hijas. Nos ha estado contando su historia; mataron a su padre en el 97, tuvieron que huir. Cuando regresaron las tierras estaban cambiadas, habían desaparecido los montes, la ciénaga, el río estaba seco y la palma estaba en todas partes. Se armaron de valor y comenzaron a mochar toda la palma para empezar a replantar su cosecha. En la finca Uriel tiene plátanos, aguacates, cocos, mangos, limones, cacao, maíz, arroz, etc. Él cultiva las semillas y todas sus variedades como lo hacía su padre. Guarda una parte cuando cosecha para volver a plantar. Abona con los propios restos de las plantas, no utiliza ningún tipo de abono químico. Quiere comenzar a plantar madera también y hacer una casa más grande. También está haciendo un semillero para poner una huerta. Nos cuenta que otros campesinos tienen monocultivos porque los empresarios les dan dinero para plantar todas las hectáreas de lo mismo. Los plátanos que llevan las bolsas azules pertenecen a las empresas y se las ponen porque tienen pesticidas y son muy contaminantes. Muchos campesinos trabajan para estos empresarios y algunos les arriendan sus tierras y luego les contratan como jornaleros. En cambio él y su familia tienen de todo para vivir y no necesitan depender de otros. Estar allí  es muy agradable. Me recuerda a mis abuelos, que tenían un poco de todo y vivían de manera parecida.

Sábado 20/02/2016. Día en Camelias.

Hemos recogido todo para marcharnos hoy a Turbo. A mediodía han llamado para decir que no podían venir a recogernos, entonces mañana tendremos que ir en transporte público (una pequeña camioneta). Así que nos quedamos todo el día en Camelias porque tampoco pueden conseguir establecer comunicación con la otra comunidad (Quipdó). Como no tenemos nada que hacer, les decimos a Alejandro y Estefany que podemos hacer tortilla de patatas. Comemos sobre las 17:00h las tortillas con aguacate, carne y té frío. Luego vamos a lavar la ropa al lavadero y cuando anochece nos acercamos a la casa de la memoria. Hoy hace un calor espantoso, no corre el aire y la música que llega desde Brisas está a tope. Hay bastantes mosquitos. Charlamos con el Peludo, uno de los jóvenes más activos de la comunidad, cantantes del grupo de rap “Los resistentes” y hermano de Ramiro. El nació cuando se produjo el desplazamiento, mataron a su padre y a dos hermanos, así que Ramiro y él huyeron con su madre. Ahora trabaja en otra de las zonas de biodiversidad, en la finca de Taquio, que está por el río, como a dos horas andando. Saluda a una chica de 15 años que está embarazada de 8 meses. Sobre las 21:00h nos vamos a acostar. Hace mucho calor y la música es infernal. Se oye como si estuviera al lado. Dicen que aquí, en el Chocó, a la gente le gusta poner la música muy alta. Me ha costado mucho dormirme, me he despertado varias veces y la música seguía sonando. Ha debido de estar hasta las 4:00h o incluso más.

Domingo 21/02/2016. Acto de Memoria de las mujeres de Clamores. Turbo.

Me he despertado al amanecer y me he levantado sobre las 6:30h. He desayunado, hemos traído unos cubos para fregar y ducharnos. Salimos sobre las 8:30h hasta Brisas, que está al otro lado del río. Al final no vamos en transporte público. Después de pasar el trasbordador, que controlan los paramilitares, nos esperaba el escolta de Doña María con el coche blindado que nos ha dicho que nos prestaba. En el coche iban también dos niños, uno de 10 años y otro de 1 año y medio, más o menos. Durante el trayecto el paisaje está lleno de plataneras, pastos para ganado y palma. Pero sobre todo, plátano, inmensos cultivos hasta perder la vista. Hemos pasado un cuartel del ejército, que aquí llaman batallón, y otro de policía. Por la carretera, varios puntos con militares o paras armados ¿? apostados en la cuneta. Inmensas fincas. La ruta de los bananos, pone en los carteles de la carretera. Hemos llegado sobre las 11:00h a Turbo. Nos alojamos en el Hotel Almirante, donde el aire acondicionado hace un ruido endemoniado. Hemos tomado un jugo de guanábana y luego hemos comido en la azotea del hotel. Sopa de hueso, pollo o carne con arroz, plátano, frijoles y jugo. Después de la comida hemos pasado a las presentaciones. Todos los internacionales y el equipo de Justicia y Paz uno por uno hemos ido diciendo nuestro nombre, de qué país veníamos, cuál era nuestra organización y objetivo. A las 16:30 hemos quedamos para salir hacia el coliseo de la ciudad, donde las mujeres de Clamores han preparado el acto de memoria. Se trata de conmemorar los 19 años que han pasado desde que fueron desplazados de sus tierras (zona de Cacarica) y huyeron a Turbo donde estuvieron refugiados durante 4 años en ese mismo coliseo. Tras esa operación brutal encabezada por fuerzas militares y paramilitares, denominada Génesis, muchos de ellos comenzaron el retorno hacia sus tierras y se empezaron a formar las zonas humanitarias junto con la ayuda Justicia y Paz y de organizaciones internacionales. No obstante, hubo un grupo de mujeres, ya mayores, que no tenían la fuerza, la valentía y el ánimo para volver allá. Se quedaron en Turbo, resistiendo y volviendo a empezar desde cero. Ellas son Clamores. En el acto cantaron canciones a sus muertos, recordaron su historia. Se emocionaron. Denunciaron la falta de respuesta del gobierno: Lo que piden al gobierno es una indemnización digna y un reconocimiento público de la barbarie que se cometió en el 97, donde se asesinaron cerca de 90 campesinos inocentes, se destrozaron familias enteras y se les robaron millones de hectáreas de cultivo. Lo único que han recibido hasta ahora por parte de Estado ha sido una carta pidiéndoles perdón y una “indemnización” de un millón de pesos, si mal no recuerdo, o sea, unos 400€. Un insulto en toda regla. Una vergüenza. Al anochecer volvimos al hotel y pasamos por lo que debía ser la calle principal, donde la música de los parlantes estaba al máximo volumen posible. Nos dieron la cena y la tomamos en la recepción del hotel, ya que en la azotea no había luz. Al acostarnos, cambiamos el ruido de los parlantes por el del aire acondicionado del hotel que no cesó en toda la noche.

Lunes 22/02/2016. Llegada a Nueva Vida. Cacarica. Chocó.

Desayunamos y nos vamos al puerto de Turbo en autobús. Embarcamos en una lancha rápida, que ellos llaman panga. Cruzamos la bahía de Urabá, en el trayecto hacemos una parada en un puesto del ejército. Nada raro. Una vez atravesado el golfo, entramos en el río Atrato que es inmenso. Ahí también hemos tenido que hacer una parada con la policía. El río tiene muchas islas y ramificaciones y poco a poco nos vamos metiendo más en la profundidad de la naturaleza, navegando por uno de los afluentes. Debido a la sequía, el río este año está muy seco y al final hemos encallado, el barco no podía continuar. Se han tenido que bajar varios de la panga para empujarla y liberar algo de peso. Así hemos avanzado durante un rato hasta llegar a Tapa, un pequeño puerto, donde nos estaban esperando. Al salir del río, han cargado algo de equipaje en unas mulas y hemos salido hacia Nueva Vida. El camino era llano y sencillo. Después de unas dos horas aproximadamente llegamos a nuestro destino, la zona humanitaria de Nueva Vida, donde vamos a dormir esta noche. La comunidad está en una llanura y tiene un río cerca, el Perancho creo recordar. Llegamos sobre las 17:00h, el calor era intenso. Dejamos las cosas en una gran “carpa” de madera que hay en el centro de la comunidad y nos vamos a bañar al río. Allí, las mujeres lavan los cacharros, la ropa, la gente se baña, coge agua y las bestias calman su sed. El baño fue una bendición, con el calor que hace es muy reconfortante. El fondo del río es negro, del mismo color que la arena. Al volver del baño, cenamos. Yo no podía comer más arroz con carne, así que cogí un poco de ensalada y unas galletas. Después montamos las tiendas en la “carpa” y antes de acostaros, los líderes de las comunidades nos contaron un poco cómo iba a ser la caminata y nos dieron algunos consejos. Cuando nos dijeron que al llegar a Cerro Mocho podíamos tener problemas con el ejército, ya que la vez anterior hubo forcejeos y se formó una situación bastante violenta, yo me asusté. Luego nos fuimos a dormir.

Martes 23/02/2016

Nos levantamos a las 6:00h y hacemos una mochila con lo mínimo, una bolsa con documentación y las botellas de agua. Desayunamos, yo solo tomo agua de panela y galletas. No puedo comer ni arroz ni pasta. Antes de irnos nos reunimos en el césped, haciendo un círculo, todos los que íbamos a partir para Cerro Mocho. Nos fuimos presentando todas las organizaciones internacionales, los jóvenes cantaron una canción, Emily dijo una oración y nos pusimos en marcha. Salimos sobre las 9:00h aproximadamente. Primero caminamos en llano por la selva durante una hora y pasado ese tiempo llegamos a una zona abierta que estaba destinada principalmente al pasto de animales. El paisaje me recordaba un poco a África. Por allí anduvimos al sol y fuimos subiendo suavemente durante, aproximadamente, otra hora hasta llegar a una finca donde había refrescos y comida y aprovechamos para descansar y rellenar las botellas de agua. Eran las 12:00h cuando reanudamos la marcha y ahí empezó lo fuerte. Nos adentramos en la selva de nuevo, solo que esta vez, mucho más frondosa. Hacía un calor asfixiante y humedad total, prácticamente no entraba la luz del sol con tanta vegetación. Todo el trayecto fue de subidas y bajadas constantes por caminos estrechísimos llenos de maleza y árboles enormes. Paramos a comer a la orilla de un río pero yo no podía comer ni beber absolutamente nada, solo tomé agua, el calor me superaba. Continuamos subiendo y bajando, loma arriba, loma abajo. Aquello era interminable, yo me iba quedando atrás porque me faltaban las fuerzas. Hubo un momento en que perdí de vista el grupo de delante porque caminaban muy rápido y me descolgué del de atrás. Me quedé sola durante unos 10 minutos escuchando los sonidos de los pájaros, los monos, las hojas y mirando la altura imperiosa de los árboles y las enredaderas que los cubrían. Todo es impresionante. Llegaron los del último grupo y seguimos. Se hicieron las 18:00h, estaba empezando a anochecer y nos dijeron que estábamos cerca pero que aún quedaba una bajada muy larga y empinada. Yo quería morir. Se empezó a hacer de noche cuando comenzamos a bajar y aquello era vertiginoso, era una pendiente brutal. Yo me iba arrastrando hasta que vinieron unos chicos a ayudarnos. Un joven me cogió la mochila y otra chica me iba dando la mano;  así y todo, me caí dos o tres veces. Las piernas me temblaban, me faltaban las fuerzas, estaba exhausta. Por fin llegamos abajo, de noche, donde me estaba esperando Marina con una botella de agua y me dio un gran abrazo. Todos estaban acampados al lado del río. Baño en el rio, cena y a dormir.

Miércoles 24/02/2016. Cerro Mocho

Nos levantamos sobre las 5:30h de la madrugada. Arrancamos a las 7:00h y subimos por el otro lado del río. La subida era brutal, aunque algo menos que la bajada de ayer, la ladera es empinadísima. Yo creí que no podía llegar arriba. Al final lo conseguí y me faltaba el aire. Hasta Cerro Mocho todo fue subir, una loma tras otra. Parte del camino lo iban abriendo ellos a machetazo limpio; la vegetación era bestial, toda ella te invadía. Llegando a la cima, había unas flores rojizas que parecían grandes erizos agarrados a los troncos de los árboles. Los árboles de la selva son gigantes, parecen dioses que salen de la tierra y alcanzan el cielo. Estuvimos subiendo sin parar bastante rápido porque no llevábamos peso hasta que llegamos, sobre las 12:00h, a un lugar en el que había un cartel fijado en uno de los árboles. El letrero decía algo así: “República de Panamá - Sena Front - NO PASE - Área restringida”. Abilio y distintos miembros de las comunidades dijeron que ese cartel antes no estaba y que la otra vez que subieron pudieron avanzar más, o sea que habían ocupado aún más territorio colectivo que pertenecía a las comunidades y era territorio colombiano. Abilio comentó que si seguíamos subiendo los militares podían considerarlo un acto de “desobediencia” y podíamos encontrarnos con alguna sorpresa; tiros al aire o incluso ser arrestados por el ejército panameño y deportados. Por ello, nos dijo que cada organización se reuniera y decidiera si continuar o no por las consecuencias que pudiera acarrear la decisión. Mientras estábamos hablando Silvia, Marina, Fabrizio, Ana (Mundubat) y yo, dijeron que los indígenas habían continuado por su cuenta y que a unos pocos metros de donde estábamos estaban un grupo de militares hablando con ellos, por lo que podíamos continuar. Avanzamos un poco y efectivamente, había un grupo de soldados colombianos (con gorra) y panameños (con casco) esperándonos y grabando la escena con sus móviles. Nosotros también empezamos a grabar. Abilio rompió el hielo y empezó a hablar con el jefe de los militares colombianos, mientras, el resto de soldados seguían grabando o hablando por teléfono. Todo fue muy diplomático, correcto y cordial. Empezaron a traer cubos de agua panela ofreciéndonos y sirviendo a todo el que quería. Abilio les explicó el motivo de la caminata que era el de llegar a la base y verificar si se encontraba dentro de territorio colectivo mediante coordenadas GPS, así como saber cuál era el objetivo de ésta, ya que se había visto que estaban llegando helicópteros cargados de material pesado cuyo interior se desconocía. El teniente colombiano alegó que era imposible que les dejaran pasar a la base y que la información que estaban pidiendo no podía proporcionarla, que tendríamos que elaborar un escrito y presentarla a las autoridades competentes. Abilio insistió, en nombre de todos, en que se nos tenía que permitir el paso y la verificación de las coordenadas de la base, que era un derecho ya que podía estar dentro del territorio colectivo y había que comprobar los linderos. Después de realizar una llamada telefónica, el teniente dijo que sus superiores le habían comentado que sólo permitirían avanzar a un pequeño grupo y que las fotos y los vídeos estaban prohibidos. Abilio reunió a un pequeño comité con representantes de todas las organizaciones internacionales (por Katío fue Silvia) y de las comunidades. Subieron unos 25 y los demás nos quedamos esperando. Bajaron al poco tiempo, al parecer no habían podido llegar la base, se habían quedado al lado de una alambrada que había unos 100 metros más arriba. Cuando bajaron, realizamos el acto conmemorativo en memoria a las víctimas de la operación Génesis. Habíamos llevado unas cruces con los nombres de las 85 víctimas pertenecientes a las comunidades de Cacarica y nos dispusimos a leer todos y cada uno de ellos seguido de la palabra “presente”, depositando todas las cruces en el suelo. Después la hermana franciscana Carol leyó un pasaje de la Biblia y acto seguido la reverenda canadiense de la Iglesia Anglicana, Emily, terminó el acto con un sermón y una oración. Para finalizar, se colocó una pancarta en el suelo denunciando las bases militares estadounidenses en Colombia y se hicieron varias fotos. Al terminar todo el acto, comenzamos la bajada. La vuelta fue mortal, llegamos a las 18:00h y nuevamente me faltaban las fuerzas. La bajada de la última loma para llegar al río donde estábamos acampados fue el remate final. Al llegar, baño en rio, cena y a dormir.

Jueves 25/02/2016. Vuelta a Nueva Vida

Nos levantamos sobre las 5:00h y recogemos todo. Subimos la pendiente endiablada del río, cuando llego arriba ya no tengo fuerzas y siento desfallecer; me paro, respiro y continuo. Tomo un poco de avena. Poco a poco me voy reanimando. A la hora, hacemos una pequeña parada y me proponen montar en caballo, yo me niego en rotundo porque me ponen muy nerviosa pero al final entre Marina, Edwin y los demás, acaban convenciéndome. En la primera bajada le digo a Junior, el chico que lo llevaba de la cuerda, que me bajo porque las bajadas prefiero hacerlas a pie. Al final fui a caballo en las zonas llanas y en las cuestas pero en las bajadas a pie. Paramos varias veces. Pasamos por dos resguardos de comunidades indígenas y en una de ellas nos dieron una caña dulce que llevaban las mujeres en cestos y muelen para hacer azúcar. Marina se fue por otro camino y pararon en una casa donde les dieron todo tipo de frutas exquisitas (coco, papaya, plátano, etc.) A pesar de ir a caballo fui la última en llegar porque en el último tramo mis ingles no podían más y tuve que continuar a pie. Al llegar, me recibieron todos los niños de Nueva Vida corriendo y dándome un millón de abrazos. Casi eran las 18:00h y faltaba poco para que se pusiera el sol. Nos fuimos rápido al río para bañarnos. Al volver nos dijeron que mañana nos quedaríamos todo el día en la comunidad para descansar y reponer fuerzas. Mis piernas estaban llenas de picotazos y ampollas de insectos.

Viernes 26/02/2016. Día en Nueva Vida

Me levanté sobre las 6:00, al amanecer, y poco después nos dieron el desayuno. Después fuimos al río a lavar los cacharros, la ropa y darnos un remojón. Las mujeres de las comunidades estaban también haciendo la colada y al ver lo mal que lavábamos la ropa a mano, nos ayudaron. Golpeaban con fuerza la ropa con unas paletas de madera que tienen y después frotaban con un cepillo las zonas con más suciedad. Nos dejaron la ropa impecable, como nueva. Después fuimos un grupo de internacionales a tomar una cerveza en la tienda que había al lado del río y nos sentó de maravilla. Nos tiramos allí toda la mañana, dándonos algún chapuzón que otro de vez en cuando. Hacía un calor infernal y el río era el único sitio en el que se podía estar. Volvimos a la comunidad a la hora de comer. Había lentejas con arroz y yo me animé a probar un poco de lentejas. Estuvimos descansando un rato y después yo me volví al río, que era donde más brisa corría, hasta las 16:00h que nos citaron a todos los que habíamos subido a Cerro Mocho para realizar un acto. Cuando volví del río estaban todos reunidos en la escuela leyendo el comunicado que habían redactado los de Justicia y Paz junto con los líderes de las comunidades sobre la caminata y el encuentro con los militares. Firmamos el documento en nombre de Asoc-Katío y estuvimos un rato charlando. Al salir de la escuela, llegaron todos los niños cantando con banderines con la palabra paz y globos para que les siguiéramos porque nos habían preparado una sorpresa. Yo me perdí un trozo porque me quedé ayudando a Emily, la canadiense, que la estaban curando todas las ampollas de los pies, que los tenía en carne viva. Llegamos a la última parte del acto, que la hicieron en el monumento conmemorativo de las víctimas que sufrieron la masacre del 97 y que estaba situado en el centro de la comunidad. Allí, comenzó hablando uno de los líderes de las comunidades, John Mena, si no recuerdo mal, haciendo un breve resumen de la historia de las comunidades del Cacarica para que también los más jóvenes comiencen a tomar conciencia y a involucrarse en el proceso. Después unas niñas leyeron unos poemas que habían redactado con la profesora de la escuela sobre la paz, preciosos. A continuación, Alexandra, la alemana perteneciente a Kolko, leyó un pasaje de su novela “El sueño de Mariela” que estaba basada en su experiencia con las comunidades del Cacarica. Originalmente está escrita en alemán y ahora estaba comenzando a traducirla. Para finalizar cantaron canciones tradicionales, tanto indígenas como afros, hicieron todo tipo de bailes y luego invitaron a varios internacionales a vestirse con las faldas tradicionales y cantar la canción de “yo pongo mi huevo en un palo de…” improvisando. Entre ellos estuvo Marina. Nos dieron una especie de natillas densas con una rebanada de pan de molde para cenar y luego nos invitaron a bailar a la discoteca como fiesta de despedida. Fantástico. El baile del caballo es digno de mención. Finalmente nos fuimos a acostar Marina y yo, no muy tarde porque estábamos agotadas.

Sábado 27/02/2016. Vuelta a Apartadó

Nos levantamos a las 3:30h y salimos a las 5:00h. Era totalmente de noche, así que nos toca caminar con linternas. Este tramo es el más corto y el más llano. Llegamos a las 7:00h al embarcadero y nos montamos en unas canoas de madera porque las pangas se quedaban encalladas en el lodo y no podían continuar hasta donde estábamos. Llegamos hasta Puerto América donde nos estaban esperando las pangas y salimos a toda velocidad, ya que parte del grupo tenía que coger un vuelo a Bogotá que salía a las 14:00h. Fue un rally fluvial por el río Atrato en toda regla. ¡Qué derrapes! ¡Qué velocidad! Fue una pasada. Pasamos los dos controles, policía y ejército, y salimos al golfo de Urabá para atravesarlo y llegar a nuestro destino, Turbo. Aquello fue otro pasón. La panga iba a toda velocidad atravesando el mar, con las olas y el viento en contra, no podías levantar la vista apenas, íbamos todos completamente empapados. Del rally del Atrato pasamos a la Fórmula 1 de Urabá. Llegamos a Turbo como a las 12:00h y allí nos despedimos de toda la gente que se iba al aeropuerto. Al parecer Pilar y Andrés nos estuvieron esperando, pero en vista de que no llegábamos también se fueron. Nosotras, junto con Alexandra (Kolko), Maren (FOR), Fabrizio y Silvia nos fuimos a la casa que los de PBI tenían en Apartadó a pasar la noche, ya que nos hicieron la invitación.

Domingo 28/02/2016. Necoclí

Nos levantamos, desayunamos y como  hoy teníamos el día libre salimos a comprar unos vestidos y un gorro porque yo perdí la visera el día anterior en el Atrato. Al volver, partimos con Fabrizio, Silvia y David (PBI) a la playa de Necoclí, que queda a unas pocas horas de Apartadó. Buseta hasta Turbo y autobús hasta la playa. Al llegar, cogimos un tuc-tuc (motocarro) hasta una playa tranquila que había a las afueras del pueblo. El sitio era fantástico, un pequeño rincón al borde del mar con cuatro cabañas y un jardín en el centro que es el comedor. Pasamos un día de ensueño, comimos un menú con pescado, jugo de carambolo y al final nos invitaron a un licor de jengibre. El sitio lo lleva una familia. Baños, hamacas, paseos, sol, nubes, brisa...perfecto. Al irnos le pedimos a un señor que nos haga una foto a todos como recuerdo y cuando finaliza se presenta. Néstor, trabaja en logística y distribución de Banacol y venía a pasar el día con su mujer. Nos contó los proyectos de construcción de tres puertos en la zona para sacar el banano y de una carretera que bordearía toda la costa. Lo sentía por la pérdida de biodiversidad pero estaba encantado con los cambios que se iban a producir y el beneficio económico que ello conllevaba. Llamamos a los tuc-tucs que nos habían traído para regresar. Nos dejaron en la playa del pueblo, donde nos tomamos una cerveza y disfrutamos de la puesta de sol. Regresamos en buseta a Apartadó y llegamos a casa sobre las 21:00h.

Lunes 29/02/2016. Día en Apartadó

Nos levantamos a las 6:30h porque tenemos que dejar la casa al mismo tiempo que los de PBI que se van a trabajar y no regresan hasta final del día. Nos fuimos al hotel “Las Molas” donde estaban hospedados los de Justicia y Paz y cogimos un par de habitaciones. Como teníamos que esperar a que los avisasen los del equipo de Justicia y Paz, nos fuimos a dar una vuelta y aprovechamos para comprar algún recuerdo. A medio día nos fuimos a comer todos juntos (Alejandro, Estefany, Edwin, Erika, Ingrid, Silvia, Fabrizio, Marina y yo). Después acompañamos a los de Justicia y Paz a ver una casa que querían alquilar para instalarse allí. Dimos un paseo y volvimos al hotel. Por la noche, Fabrizio nos llevó a cenar a un sitio que él conocía en el que preparaban unas ensaladas de frutas exquisitas. Después de cenar, él y Silvia se fueron a la casa de PBI y Marina y yo nos fuimos a dormir.

Martes 01/03/2016. Llegada a Camelias

Nos levantamos a las 7:00h y salimos hacia Camelias a las 8:30h. Vamos en el coche Alejandro, Estefany, Marina y yo. Edwin, Erika, Ingrid, Silvia y Fabrizio vendrán después. Toda la carretera está en obras y nos van parando cada dos por tres. Hay una zona llena de barracones con plásticos verdes que es donde los terratenientes han instalado a desplazados de otros lugares para invadir de nuevo las tierras  de los campesinos de la zona. Llegamos a las 11:00 a la comunidad. Nada más comer, vienen las niñas a darnos la bienvenida. Marina se pone a jugar con ellas. A las 18:00h vamos a la casa de la memoria porque había convocada una reunión con toda la gente de la comunidad. Los puntos a tratar fueron:

  1. Presentación a la comunidad y viceversa. Marina y yo nos presentamos brevemente, comentando quiénes éramos y qué podíamos aportar en el tiempo que estaríamos con ellos. Ellos también hicieron se presentaron, dijeron sus nombres y luego entre todos nos contaron un poco cómo estaban organizados. Hay varios comités, cada uno con una función determinada. El comité de la trilladora se encarga de organizar el espacio y los horarios de trillada que se realizan dos veces por semana, así como de los beneficios que obtienen, ya que mucha gente de fuera de la comunidad va a trillar aquí el arroz y a éstos les cobran algo de dinero. El comité de mujeres principalmente se encarga de organizar y llevar las cuentas de la tienda de Clamores que hay dentro de la comunidad. El comité de trabajo tiene como objetivo realizar las labores de mantenimiento y saneamiento de la comunidad (limpieza, arreglos, construcciones, etc.). El comité de jóvenes está formado por los jóvenes de la comunidad y los comunicadores populares que se encargan de organizar reuniones y eventos con jóvenes de otras comunidades e informar a diferentes medios (como Contagio Radio) del estado del proceso. También algunos de ellos han formado un grupo de hip-hop que se llama “Los Resistentes”. Por último están los comités de coordinación y conciliación que son los encargados de que todos cumplan con sus funciones y mediar si se produce cualquier conflicto interno.
  2. El comité de mujeres necesita aprender algo de contabilidad básica para llevar las cuentas de la tienda. Les he dicho que yo puedo ayudarlas en ese aspecto, así que tienen que reunirse para ver cuándo les vendría bien quedar conmigo. Marina se ofrece a trabajar con todos los niños de la comunidad por las tardes a partir de las 15:00h para hacer diferentes actividades, tareas y talleres.
  3. Resumen de la caminata a Cerro Mocho. Alejo y “El profe” les cuentan a la comunidad la experiencia vivida y las conclusiones sacadas. Se hace una lectura del informe.
  4. Resumen de la reunión que tuvo lugar en Apartadó el pasado domingo relativa al conflicto que existe sobre el rechazo y el no reconocimiento del colectivo mestizo en cuanto a voz y voto en el congreso de la región.
  5. Resumen del encuentro de “Jóvenes Rebeldes” que tuvo lugar ese fin de semana con el objetivo de organizarse y reivindicar un nuevo movimiento social en Colombia.
  6. Petición de utilización del colegio para realizar actividades con los niños de preescolar, ya que en la guardería no daban a vasto y no había espacio suficiente.

Al finalizar la reunión llegaron el resto del equipo de Justicia y Paz junto con Silvia y Fabrizio. Cenamos todos juntos en casa y nos fuimos a dormir no mucho después. La noche era fresca, la más fresca de la última semana.

Miércoles 02/03/2016. Visita zona de biodiversidad de Eustaquio

La mañana ha sido de lo más tranquila. Hemos estado leyendo y descansando, principalmente. Por la tarde, después de comer, Marina e Ingrid se han ido a hacer los talleres con los niños de la comunidad y Silvia, Fabrizio, Edwin, Alejo y yo nos hemos ido a visitar la zona de biodiversidad donde vive la familia de Eustaquio. Allí viven Taquio con su mujer y sus nueve hijos y varios cuñados con sus familias. Se instalaron en 2012. Nos ha contado su relato. Fue desplazado en el 96 con las primeras amenazas y huyó a la finca de su suegro a buscar refugio. Al principio no decía que estaba desplazado por miedo a las consecuencias que ello pudiera tener. En el 97 ya empezó a entrar a ponerse en contacto con algunos miembros de la comunidad. Años después, cuando se creó la zona humanitaria de Camelias, se instalaron allí y poco a poco fueron retornando a su tierra. Vende plátano y lo transporta por el río. Nos dio a probar unas guayabas, recién cogidas del árbol, que estaban riquísmas. Regresamos por el río en panga, igual que a la ida. A las 18:00h pasamos con el último transbordador hacia Camelias. Cenamos y nos fuimos a dormir. Esa noche conocí a nuestra amiga la rata.

Jueves 03/03/2016. Visita zona humanitaria Andalucía

Me he levantado a las 6:00h, he desayunado fruta, cereales y yogur, he ido a lavar y de paso me he traído unos cubos de agua para ducharme. A media mañana hemos ido a visitar otra zona humanitaria donde vive uno de los patriarcas de la zona, Don Petro. Su finca está a unos 15 minutos en coche desde Camelias. Es muy grande (121 hectáreas). Tiene maíz, yuca, madera, arroz, cocos, frutas y ganado. Al llegar nos recibe con unos tintos y nos invita a sentarnos en una cabaña que tiene fuera de la casa. Nos cuenta su historia. Fue desplazado en el 97 después de recibir innumerables amenazas de muerte, algunas de las cuales siguen en las paredes de su casa. Las mantuvo para que conste como prueba. Se fue a Bajirá donde tenía otra finca y en 2001 decidió regresar. Se instaló en el año 2003 y en el 2004 volvieron las amenazas y se vio en forzado a irse de nuevo. Fue entonces cuando contactó con Justicia y Paz y regresó definitivamente en 2005. Cedió parte de su finca para que se instalasen otras familias y fue así como se creó la primera zona humanitaria de la región: Andalucía. Más tarde, con la formación de Camelias, esas familias se fueron yendo de la finca y ahora vivía él solo con su hijo. Su mujer, su suegra y el resto de sus hijos viven en Bajirá y va a verlos cada 10/15 días. No obstante, nos dice que él no se siente seguro, sigue recibiendo amenazas, se le han metido en casa para amedrentarlo y no duerme tranquilo. La policía y el ejército están al tanto y no hacen nada. Ha ido en dos ocasiones a testificar contra los paramilitares que están en proceso judicial. El Estado le ha prometido un coche blindado con escolta pero todavía no lo tiene. No tiene mucha esperanza ni confianza puesta en el futuro porque el gobierno, hasta ahora, no ha reparado nada y duda que vaya a hacerlo. Le mataron dos hijos y una hija. Perdió todos sus animales y las cosechas. Le robaron todos sus muebles y enseres y estuvieron a punto de tirarle la casa. No se le ha dado indemnización de ningún tipo, no ha recibido nada por parte del gobierno hasta el momento. Dice que los paras siguen campando a sus anchas y que en Bajirá siguen matando gente con total impunidad. Al parecer, los de Bajirá no llevan uniforme ni armas largas, van de paisano y con armas cortas. Se muestra muy indignado con la situación. Es un señor bajito, delgado, con ojos grises y unas grandes orejas. Es un mestizo y lleva 40 años por estas tierras. Dice que tiene y ha tenido siempre buena relación con los de piel negra pero hay unos cuantos que han sido corrompidos y están boicoteando el proceso de representación de los mestizos. Está un tanto desencantado pero sigue estando en la brecha, con energía y determinación. Regresamos a Camelias a la hora de comer. Arroz a la cubana. Buenísimo. Descansamos un rato y a las 18:30 vamos a una reunión que hay convocada en la casa de la memoria. Los principales puntos eran:

  1. Resumen del contexto histórico de las comunidades.
  2. Convocatoria de reunión de los concejos de las cuencas de Curbaradó y Jiguamiandó para el 11 de Marzo con motivo del asunto de la representación legal de los mestizos en la asamblea.
  3. Aprobación de la nueva ley (29/01/2016) de orden económico y social (SIDRES) y su repercusión en las comunidades.
  4. Medidas para la instalación de un “kiosko digital” en la zona humanitaria.

La reunión acabó sobre las 20:00h. A la hora de la cena estuvimos charlando con el equipo de Justicia y Paz. Nos contaron un episodio que ocurrió en Enero de este año cuando fueron a realizar unos asuntos a Río Sucio. Les pararon varias veces pero nada violento. No obstante, vieron un gran grupo de paramilitares nuevamente uniformados y con armas largas paseando por el municipio. Escucharon más de 30 disparos, supuestamente porque hubo un enfrentamiento con la guerrilla en la zona. Dieron parte de lo ocurrido a Bogotá y se envió un informe al gobierno, pero nada, éste sigue en sus trece, negando los hechos.

Viernes 04/03/2016

Me he levantado a las 6:00h, he desayunado y me he duchado. Edwin nos ha dicho que Marina y yo esta mañana salíamos para la comunidad de Caracolí y nos quedaríamos esa noche a dormir allí. Necesitan que les ayudemos a pintar la escuela. Fabrizio y Silvia irían a entrevistar a más mujeres de fincas cercanas a Camelias. Mientras el equipo se iba a comprar comida a Bajirá nosotras hemos preparado la mochila con las cosas necesarias para una noche y algo de comida. Silvia y Fabrizio se han ido con Heidi, la hija de una de las mujeres que iban a entrevistar, cuando salía de la escuela. Nosotras nos hemos quedado. Poco después, han llegado los del equipo y nos han dicho que en vez de hoy nos iremos el domingo a Caracolí porque al parecer tienen una reunión y se pospone nuestra visita.

Sábado 05/03/2016

Nos hemos levantado sobre las 8:00h, hemos desayunado y después hemos hecho la limpieza del baño seco (de los depósitos de pipí y popó).

Después han llegado varios hombres a la casa, entre ellos estaba Eustaquio, El Peludo y un hombre mestizo llamado Eladio, actualmente concejal del municipio de Carmen del Darién que nos ha dado un discurso, breve y certero acerca de cómo está la situación en este momento: Se está llevando a cabo una campaña de recogida de firmas de personas de piel negra para que el gobierno reconozca el derecho a participar legalmente en la asamblea a los mestizos, es decir, que se les dé voz y voto, ya que representar más de un 50% de la población de la región. Si no se les reconoce, la población mestiza está organizándose para llevar a cabo acciones de dignificación (de reivindicación) y hacerse valer hasta que se le reconozcan sus derechos. Además existe un conflicto interno, entre ellos mismos. No todo el mundo está lo suficientemente concienciado, según nos comenta Eladio. Hay mestizos que han votado a negros en las últimas elecciones que están a favor de los empresarios. Además el candidato a alcalde Raúl Palacios, afro y propuesto por las comunidades, no ha sacado los suficientes votos porque ha habido gente de las propias comunidades que no le ha votado. Dice que hay falta de motivación, de unidad y de concienciación. Hay gente que está vendiendo sus tierras a los empresarios. Uriel insiste en que falta conciencia, valentía y convicción en mucha gente. Eladio es un hombre directo, convincente, claro, convencido y tiene un discurso maravilloso. La verdad es que vale para la política.

Por la tarde llegan los profesores voluntarios de Bogotá que van a estar durante la semana de clases del mes. Se llaman Cate, Jenny y Wilson. Se instalan  en la “biblioteca” de la casa de acompañantes. Al atardecer fuimos a la casa de la memoria, a preparar todo el material,  porque esa noche íbamos a proyectar una película que había traído Silvia. Montamos el ordenador, los altavoces y el proyector. A las 20:00h dio comienzo “Rudo y Cursi”; un film mexicano protagonizado por Gael García Bernal. Una comedia con un toque social bastante entretenida y amena. Al finalizar la película nos fuimos todos a dormir.

Domingo 06/03/2016

Desayunamos y recogemos las cosas para irnos a Caracolí en cuanto vuelvan Alejandro y Estefany. Llegan pasado el mediodía pero se reúnen con el resto del equipo de inmediato. Ha debido pasar algo. Al ver que se acerca la hora de comer y no nos hemos ido, preparamos una pasta con tomate y atún entre todos y comemos con los profesores. Durante la comida nos explican un poco el proyecto educativo que trabajan con las comunidades y cuál va a ser el programa de la semana de clases que va a realizarse. El equipo de Justicia y Paz regresa de la reunión cerca de las 17:00h, comen la pasta que ha sobrado y nos comentan que ha habido problemas con el escolta. Dice que no quiere estar en las comunidades, que se aburre y que quiere cobertura en su casa. Además,  el otro día les levantó la voz a las chicas del equipo con muy malos modales y hoy ha tardado unas seis horas en traer de vuelta a Estefany y Alejo en un trayecto que normalmente no sobrepasa las dos horas. También han venido varias familias a pedirles asesoramiento y al final se vuelve a posponer lo de ir a Caracolí porque ya se ha hecho tarde. Después nos reunimos todos con los profesores para organizar un poco la semana y ver en qué podemos colaborar los internacionales durante ésta. Marina va a dar clases de inglés con Fabrizio y yo voy a participar en las actividades del día de la mujer (8 de Marzo).

Lunes 07/03/2016

Me he levantado sobre las 6:00h. A las 8:00h se hace una reunión en la casa de la memoria para dar comienzo a la semana de clases. Los profesores hacen una presentación y luego se realiza la distribución de las aulas por cursos. El horario será de 8:00 a 16:00 con un descanso de 12:30 a 14:00 para comer. Al finalizar, los alumnos y los profesores se levantan y se va cada uno a su clase. Marina y Fabrizio tienen clase de inglés con 10º y 11º hasta las 12:30. Por la tarde, los profesores van a poner una película colombiana para verla con todos los alumnos y harán un pequeño debate al finalizar. Se llama “Como el gato y el ratón”. Silvia y yo acompañamos a Edwin, Alejandro y Erika a hacer una comprobación en la zona de biodiversidad “El paraíso” situada dentro de la cuenca del río  Curbaradó. La familia Cabezas, desde su retorno en 2009, se encuentra con la mayoría de sus tierras usurpadas por empresarios, en manos de Lopera y Darío Montoya. Comenzaron a denunciar compra-ventas ilegales y paramilitarismo en la zona desde hace varios años, pero no se ha producido ningún cambio. A pesar de eso, son una de las familias más activas en sus denuncias. Desde el 2010, uno de los hijos, Enrique Cabezas, empezó a hacer parte del G8. En el 2014 se vio obligado a dejar el país, bajo la protección de Amnistía Internacional, debido a la gran cantidad de amenazas de muerte que estaba recibiendo junto con Iomara Mendoza, cuyo esposo fue asesinado. Ese mismo año se proporcionaron medidas cautelares a ellos, a Don Petro y a Raúl Palacios por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Enrique y Iomara regresan en 2015 a sus territorios y a principios del 2016 empiezan nuevamente las amenazas,  esta vez, a su madre Blanca y a su padre Emilio que estaba bastante enfermo. Hace pocos días, nos cuenta Blanca que habían entrado en la casa dos paramilitares de paisano en moto y les habían dado un ultimátum. Cerca de su finca, en Llano Rico, hay un batallón del ejército pero no se produce ninguna actuación por su parte. La madre está muy asustada, dice que no puede dormir tranquila.  Al final llegó Andrés, otro de sus hijos, y nos comentó que la situación está bastante mal, están recibiendo amenazas y merodean continuamente, le vigilan.

Martes 08/03/2016. Día de la Mujer

Después de desayunar, los profesores, Marina y Fabrizio se han ido a dar clase a las 8:00h. Al Silvia y a mí nos han encargado preparar unas invitaciones para las lideresas de la comunidad informándolas de las actividades que se van a llevar a cabo en el día por la celebración del día de la Mujer. Preparo ensaladilla rusa para comer, Wilson hace un arroz con verduras y fideos y Cate hace unas lentejas. Después de comer, a las 14:00, Marina se ha ido con el resto de profesores a realizar las actividades programadas conjuntamente con todos los alumnos relacionadas con el tema de la mujer. Primero, van a dar una pequeña charla acerca de la historia de este día, después se abrirá un pequeño debate acerca del papel de la mujer y su evolución y después realizarán una actividad en la que se dividirá en diferentes grupos a los alumnos y cada uno de ellos tendrá que elaborar un mural en el que estén representadas las mujeres o lideresas más influyentes para cada uno de los integrantes del equipo. Finalmente, cada grupo expondrá su mural y contará la historia de cada una de las mujeres representadas. Mientras, Silvia y yo nos vamos a visitar la zona humanitaria “Costa Azul” donde vive la familia Ruiz, formada por ocho familias. Hablamos con James que es uno de los hijos, ya que el resto de la familia está fuera. La madre Trinidad y James siguen recibiendo amenazas. A su padre y a su hermano los asesinaron en 2012 y el 25 de Marzo quieren hacer una conmemoración del 4º aniversario de su muerte. En esa fecha van a sacar los restos para pasarlos a un osario.

James está en el concejo menor de Apartadorcito y nuevamente le están vigilando, sigue en el punto de mira. La finca colinda con la de los empresarios Montoya y Lopera. La casa es nueva y está llena de flores y plantas, muy bien cuidada y rodeada de árboles. Es una preciosidad. Al marcharnos nos encontramos con la madre y tres de sus hermanas que van con sus hijos pequeños. Me gustaría haberlas fotografiado. Hacia las 19:00h , cuando volvemos, se da el aviso a las mujeres de Camelias de que van a empezar las actividades programadas del día de la mujer en la casa de la memoria. Cuando más o menos ha llegado todo el mundo da comienzo el acto. Primero, hablaron varias mujeres mayores: Amanda, Empera, etc. y Doña María con su coraje y buen ánimo dijo que las mujeres éramos maravillosas y que teníamos un poder incalculable, señaló algunas de las cosas que se habían conseguido gracias a la lucha y la perseverancia de las mujeres, ¡Pero esto es sólo el principio! ¡Tenemos que seguir resistiendo y luchando porque nos queda mucho por hacer! y acabó recitando un pequeño verso. Después salió Orquídea, otra de las lideresas y dio las gracias a todo el mundo por estar ahí y que había que seguir adelante con la tienda de Clamores. Después John Jairo recitó un poema que había escrito él mismo para todas las mujeres. Precioso. Por último, el profesor Wilson salió a recitar otro poema de Gioconda Belli sobre las personas optimistas (espíritus positivos) que hacen que el mundo continúe vivo. Me emocionó. Al final, se expusieron los murales que los alumnos y las alumnas había hecho en clase sobre las mujeres más importantes e influyentes de sus comunidades. Me llamó la atención uno de ellos, en el que había dibujado un árbol con un gran tronco e infinidad de hojas verdes y frutos de todo tipo; representaba a una lideresa envera de una comunidad indígena que simboliza la fortaleza y el sostén de la familia. Después, salió de nuevo John Jairo, en nombre de toda la comunidad, y nos dedicó unas palabras a Marina y a mí de agradecimiento por nuestra labor en las comunidades en estas últimas semanas. A mi hija y a mí se nos saltaron las lágrimas y comenzamos a llorar emocionadas. Yo no quería hacerme a la idea de que esa era la última noche que pasaríamos allí. Fue una noche magnífica, única, con muchas emociones.  Por último, se proyectó la película “Como el gato y el ratón” en vez de “Las sufragistas” que era la que estaba programada, porque no consiguieron ponerla en español. Al finalizar ya era tarde, así que nos fuimos a dormir directamente.

Miércoles 09/03/2016. Despedida

Hoy nos vamos, pero además es el cumple de Fabrizio, cumple 35 años. No podemos irnos sin darle su regalo de cumpleaños. Todos los miembros del equipo junto con los profesores nos compinchamos y le preparamos una sorpresa. Un unguento de harina y agua que le arrojamos a traición cuando está distraído, seguido de un ¡Felicidades! que se escucha en toda la comunidad. Lloros, risas, abrazos y besos de despedida. Salimos de Camelias al aeropuerto a eso de las 10:00h. El vuelo es a las 14:00h con escala en Medellín y llegamos a Bogotá sobre las 20:00h. En Medellín tenemos 4 horas, así que aprovechamos para visitar la ciudad. Llegamos a Bogotá a las 19:30h. A la salida del aeropuerto, nos está esperando un coche de Justicia y Paz y nos llevan directamente a la residencia de las monjitas.

Sábado 12/03/2016. Regreso a Madrid

Por la tarde tomamos el vuelo para España y llegamos a Madrid el domingo a mediodía.

Ha sido una experiencia inolvidable.

Multimedia

Visitas